blanco
FADEEAC

Ya es una realidad: Volvo entregó los primeros camiones eléctricos en Brasil

Luego de anunciar acuerdos con varias empresas de transporte del país vecino, Volvo recibió la autorización del Ministerio de Transporte brasileño para que los camiones eléctricos puedan operar en su territorio y las primeras unidades fueron entregadas a los titulares de las compañías transportistas durante una ceremonia llevada a cabo en Brasilia.

Volvo FM Electric en Brasil

En esta primera etapa, como parte del acuerdo con la marca sueca, serán las empresas ReiterLog y Ritmo Logística las que comenzarán a utilizar los FM Electric para aplicaciones de distribución urbana y media distancia. Si bien se trata de pruebas, serán en condiciones reales y servirán para obtener datos que luego servirán para definir una reglamentación de peso por eje que permita el tránsito de camiones eléctricos, así como destacar sus ventajas operativas y bajo impacto ambiental.

Al igual que en Europa y como también lo hace allí con sus autos, no se tratará de una venta convencional sino bajo el concepto “Camión como servicio”, es decir que las unidades se alquilan. Al respecto, Wilson Lirmann, presidente de Volvo Trucks & Buses para América Latina, afirmó: “Este es un nuevo paso para el avance en la comercialización de vehículos eléctricos pesados en Brasil, dentro de nuestro compromiso para contribuir con la descarbonización del transporte comercial”.

Volvo FM Electric en BrasilBasado en el FM con motor diésel, con el que comparte cabina, chasis, equipamiento y otros componentes, la principal diferencia del FM Electric radica justamente en su sistema de propulsión. Pensado transporte local o de media distancia, está impulsado por un motor de 490 kW de potencia (657 CV) y 2400 Nm de torque. Las baterías son de 540 kWh de capacidad y logra una autonomía de hasta 300 kilómetros. El PBTC es de hasta 44 toneladas y posee suspensión neumática en todos los ejes.

En Brasil, los ensayos se realizan en trayectos que combinan circuitos urbanos con rutas y autopistas, siempre bajo condiciones reales de uso, tal como si se tratara de una unidad diésel. La mayor parte de estos recorridos se inician desde los centros de producción hacia los centros de distribución o incluso al destino final, por lo que justamente se combinan operaciones de media distancia con otras de distribución urbana.

En cuanto a la recarga de las unidades, la misma se puede realizar en la propia base operativa de las empresas y puede tardar entre 1h30 o hasta 8hs, dependiendo del tipo de cargador utilizado y el nivel de carga previo de las baterías. En ese sentido, el sistema de frenado regenerativo también ayuda a mantener o ampliar la autonomía, más en regiones con constantes subidas y bajadas como la geografía típica de gran parte del país vecino.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *