blanco
FADEEAC

Scania K230E: así es el primer bus eléctrico de la marca que será producido en Brasil

Recientemente, Scania anunció un nuevo ciclo de inversiones para 2025-2028 de R$ 2.000 millones en Brasil, destinado a la producción de un chasis para ómnibus eléctrico y de soluciones electrificadas. Pocos días después, la compañía presentó precisamente el bus, denominado K230E B4x2LB, cuyo chasis actualmente se importa de Europa pero que próximamente se fabricará en el país vecino.

Scania K230E bus eléctrico BR

Pensado para aplicaciones urbanas, posee una autonomía de 250 a 300 kilómetros y recibió ajustes específicos para las condiciones climáticas y topográficas de Brasil, equipado con cuatro o cinco paquetes de baterías, según lo solicite el cliente. Es apto para carrocerías de 12 a 14 metros de largo, con capacidad para 80 pasajeros en configuración de piso bajo o normal. Su motor desarrolla 310 CV (230 kW) y 2.200 Nm de torque, asociado a una transmisión automática de 2 velocidades.

Scania K230E bus eléctrico“Empezaremos con aplicaciones urbanas, configuración 4×2 y una potencia de 230kW. Será un ciclo normal de aprendizaje del mercado, analizando las demandas de los clientes, cómo se desarrollará la infraestructura para atender a los vehículos eléctricos en Brasil. En otras palabras, es un viaje que no depende únicamente de Scania. El K230E B4x2LB tiene un motor eléctrico Scania importado, una caja de cambios Scania y una batería Scania-Northvolt», explicó Marcelo Gallao, director de Desarrollo de Negocios de la marca sueca en el país vecino.

Scania K230E bus eléctricoDe acuerdo al comunicado oficial, el motor tiene una construcción y diseño sencillos para un fácil mantenimiento, por lo que su costo de mantenimiento es menor en comparación con los motores de combustión interna. También posee otra ventaja: menos ruido, lo que aumenta la suavidad durante el funcionamiento. La transmisión de dos velocidades aporta mayor comodidad y eficiencia en colinas y caminos irregulares.

Scania K230E bus eléctricoEn cuanto a las baterías, son NMC (litio-níquel-manganeso-cobalto), a diferencia de la mayoría de las que se utilizan actualmente en el mercado, que son LFP (litio-hierro-fosfato). Las baterías NMC tienen una mayor densidad de carga, lo que supone un menor peso total del vehículo y, en consecuencia, más capacidad para transportar pasajeros. Por su parte, respecto a la infraestructura de carga, inicialmente será importada: “Ya estamos evaluando cargadores del mercado, que rondan los 150 a 180kW. Tendremos la libertad de desarrollar una solución localmente”, indicó Gallao.

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *