Starship: el camión híbrido de Shell que logró un récord de consumo en Estados Unidos

Como ya se sabe, Shell se especializa en combustibles y lubricantes, pero ahora decidió dar un paso más allá y se asoció con la firma AirFlow Truck Compañy para desarrollar un camión híbrido que batió un récord de autonomía en Estados Unidos.

camion shell

Denominado Starship, esta imponente mole con un diseño que lo asemeja a un tren de alta velocidad, recorrió nada menos que 3.700 kilómetros con una sola carga de combustible, superando por lejos los 1.000 kilómetros que promete el Tesla Semi o cualquier otro camión.

El prototipo de Shell y AirFlow cuenta varios sistemas que apuntan a lograr la máxima eficiencia: en primer lugar, está impulsado por un motor Cummins X-15 de seis cilindros en línea que desarrolla 400 CV y 2.508 Nm de torque, asociado a una caja automatizada de 18 velocidades con una calibración específica para lograr bajos consumos en ruta. Otra característica particular que lo convierte en híbrido son los dos motores eléctricos ubicados en los ejes traseros del remolque, que se acoplan en determinadas condiciones, como subidas pronunciadas o durante el arranque.

Los propulsores eléctricos están alimentados por baterías –no se especificó su capacidad- que se recargan automáticamente mediante un sistema de frenado regenerativo y las placas solares de 5.000W que fueron instaladas a lo largo del techo del semirremolque.

Adicionalmente, además del diseño aerodinámico de la cabina, toda la parte baja de la carrocería fue carenada con elementos de fibra de carbono al igual que el semi, inclusive la parte trasera, con deflectores que se extienden varios centímetros detrás de las puertas de carga. También utiliza neumáticos de baja resistencia a la rodadura y lubricantes de baja viscosidad.

Para lograr este récord, el Starship recorrió Estados Unidos de este a oeste –de Jacksonville (Florida) a San Diego (California), en condiciones de tráfico reales, incluyendo paradas y hasta inclemencias climáticas como lluvias torrenciales, marcando cifras de consumo de 3,8 kilómetros por litro (26,3l/100 km), con un mejor registro de 4,2 km/l o 23,8l/100km, superando holgadamente el promedio norteamericano de 37l/100 km.

Shell estima que si los camiones que circulan habitualmente en EE.UU. –unos 2 millones- lograran un rendimiento similar al del Starship, se reducirían hasta en 229 millones de toneladas de CO2 en emisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *