Informe FADEEAC: en julio los costos del transporte aumentaron un 3,7%

Tal como lo preveía la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas, en julio volvió a registrarse un aumento en el índice de costos del transporte luego de que en junio se reflejó una leve baja que representó un pequeño respiro para el sector luego de varios meses de marcados incrementos.

fadeeac

En este caso, la suba fue del 3,7%, siendo la segunda más alta del año. De esta manera, el aumento de costos del sector ya roza el 23% a nivel anual y a un 60% si se toma en cuenta los últimos 12 meses.

Según el informe de la entidad, el aumento de julio se explica a partir de variaciones en los rubros Personal y Combustibles. Por un lado, el aumento del costo laboral se debió al pago del primer tramo del acuerdo paritario de 2019, con su impacto directo en Personal (Conducción) del 11,5%, y en los rubros relacionados: Reparaciones (2,63%) y Gastos Generales (6,5%).

En segundo lugar, el nuevo ajuste del combustible es del 1,62%, que acumula un aumento de 17,6% en el año. En tanto, por el lado de los costos del equipo, Material Rodante presenta una leve disminución del 1,1%, mientras que Neumáticos vuelve a registrar una suba menor al mes anterior (1,3%). El resto de los rubros (Lubricantes, Seguros, Patentes y tasas, y Peajes), no sufrió modificaciones en relación con junio, mientras que el Costo Financiero tuvo una caída del 4,12 %.

Vale destacar que la suba del dólar durante los primeros días de agosto puede redoblar las presiones sobre el combustible, dado que debe tenerse en cuenta el actual esquema de semi-dolarización que rige la conformación de precios en el mercado interno.

Como siempre remarcan desde la Federación, desde la desregulación mercado de hidrocarburos en 2017, el gasoil se incrementó más del 135%, lo que impacta cada vez más en las estructuras de costos del transporte y agrava la ecuación económico-financiera de las empresas.

El informe vuelve a advertir sobre el contexto económico recesivo y crítico en muchos sectores, lo que lleva a importantes caídas en los volúmenes transportados para el consumo masivo, la industria y la construcción. Esto también repercute en una menor inversión en equipos y sigue manteniéndose una presión impositiva de alrededor del 40%.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *