Dos gigantes se unen: Grupo Volvo y Daimler Trucks AG producirán celdas de combustible de hidrógeno a gran escala

Además del gas y la electricidad, la tercera alternativa que evalúan los fabricantes para el futuro del transporte es el hidrógeno: no directamente como gas, sino utilizado como celda de combustible en la que se convierte la energía química del hidrógeno y oxígeno en electricidad, alimentando a los motores del vehículo. Esta es una solución muy prometedora en aplicaciones de media y larga distancia por su rapidez de recarga y autonomía, muy superior a los camiones eléctricos que utilizan baterías. Para continuar investigando y lograr el objetivo de producir estas celdas de combustible a gran escala, el Grupo Volvo y Daimler Trucks firmaron una alianza para trabajar en conjunto.

El acuerdo establece que ambas compañías formarán un joint venture en el que serán socios en porcentajes iguales -50/50- y darán origen a una nueva empresa que operará de manera independiente y autónoma de las casas matrices, por lo que tanto Volvo como Daimler seguirán siendo competidores en el resto de las unidades de negocio ya que la meta principal es acelerar la introducción en el mercado de celdas de combustible para transporte pesado y no el desarrollo en conjunto de nuevos productos, que se mantendrán a cargo de cada fabricante.

f-cell

Ambas empresas se pusieron como plazo comenzar a ofrecer camiones y buses FCEV (Fuel Cell Electric Vehicle) hacia mediados de esta década. El joint venture incluirá operaciones en Nabern (Alemania), actual sede central de Mercedes-Benz Fuel Cell GmbH, con plantas de producción en Alemania y Canadá. Dicha unidad de negocios tiene una larga experiencia en el desarrollo de sistemas de almacenamiento de hidrógeno y celdas de combustible para diversas aplicaciones de vehículos.

«El transporte de carga eléctrico es un elemento clave para alcanzar el Green Deal y un mundo libre de carbono. El uso del hidrógeno como combustible ecológico para alimentar camiones eléctricos en operaciones de larga distancia es una parte importante del rompecabezas y un complemento para los vehículos eléctricos con batería y combustibles renovables. Combinar la experiencia de Grupo Volvo y Daimler en esta área para acelerar el desarrollo de esta tecnología es muy bueno tanto para nuestros clientes como para la sociedad en general. Al formar este joint venture, estamos demostrando claramente que creemos en las celdas de combustible de hidrógeno para vehículos comerciales. Pero para que esta visión se convierta en realidad, otras compañías e instituciones también deben apoyar y contribuir a este desarrollo, sobre todo para establecer la infraestructura de combustible necesaria», explicó Martin Lundstedt, presidente y CEO del Grupo Volvo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *