FADEEAC

Contacto Iveco Tector Attack 150E21: argentino y racional

Así como el Fiat Cronos es el auto más vendido, el Iveco Tector es su equivalente entre los camiones: el semipesado de la marca italiana que también se fabrica en el Polo Industrial de Ferreyra en la provincia de Córdoba –al lado de la planta de Fiat- es desde hace varios años el producto más exitoso no sólo en su segmento, sino en el mercado de vehículos pesados en general.

iveco tector

La fórmula de su éxito radica en las múltiples configuraciones que ofrece, muchas de las cuales están pensadas específicamente para nuestro país, aprovechando el departamento de ingeniería local que puede adaptar cada unidad de acuerdo a los requerimientos del cliente desde fábrica; su versatilidad para todo tipo de usos y aplicaciones, desde flota municipal o recolección de residuos hasta transporte de media distancia; una muy buena disponibilidad al ser fabricado en el país; y una gran relación precio-producto.

Estas claves pueden aplicarse a cualquier versión del Tector, pero en este caso vamos a puntualizar en el Tector Attack 150E21, la última en incorporarse a la línea de producción de la planta cordobesa y que ya tuvimos la posibilidad de manejar gracias a la gentileza del equipo de prensa y comunicaciones de Iveco Argentina.

Diseño exterior:

Considerando que es la versión de entrada de gama del semipesado –sin contar al liviano de 9 toneladas- y que lo que se buscó es mantener un precio accesible y la máxima racionalidad, la marca italiana decidió mantener sin cambios la cabina de la serie anterior. Vale recordar que en el Tector Evo, su última actualización e incluso en la versión Natural Power a GNC, se rediseñó todo el sector frontal alineándolo con el portfolio global de Iveco y también el interior, con un aspecto más moderno y mayor ergonomía.

frente tector

A pesar de no contar con dicho restyling, en el exterior su diseño se mantiene moderno y simple, con faros dobles de formato redondeado, giros en color ámbar y la parrilla ya conocida en el Tector, con dos barras horizontales y dos canalizadores que, además de una función aerodinámica, contribuyen a que el sector de las puertas donde habitualmente se coloca el logo del transportista se mantenga siempre limpio. Para lograr un costo de reparación bajo y se eviten toques o rayones de estacionamiento, el paragolpes no está pintado, al igual que los pasarruedas y escalones.

Interior y equipamiento:

Al tratarse de una versión de uso urbano, la configuración es del tipo cabina corta y techo bajo, es decir, sin litera y con tres asientos, individual con regulación neumática para el conductor y dos enterizos con sus respectivos apoyacabezas y cinturones de seguridad para los acompañantes.

Acceder a ella resulta extremadamente sencilla gracias a los dos escalones y a la amplia apertura de la puerta junto con los pasamanos. Ya en el puesto de conducción, también resulta fácil encontrar una cómoda posición de manejo mediante la regulación del volante y de la butaca propiamente dicha.

cabina tector

Adentro encontramos un “viejo conocido”: el tablero original de las cabinas Iveco presentadas a fines de los 90, con grandes relojes analógicos, múltiples luces testigo ubicadas en la parte superior del instrumental y las clásicas salidas de aire rectangulares junto con los comandos tipo corredera y perillas. No es el más moderno del segmento, pero sí está bien terminado y construido con plásticos resistentes a uso diario intensivo. Por encima, en el techo se aloja una pequeña consola de techo con la pre-instalación para radio (no incluida) y dos luces de lectura.

El habitáculo es realmente espacioso y esa es justamente una de sus principales ventajas frente a sus competidores. Tal como lo señalaron los directivos de Iveco, el Tector Attack cuenta con una cabina de segmento superior, considerablemente más grande que sus rivales asiáticos e incluso que algunos competidores regionales. Como crítica podemos señalar la falta de una guantera –la del tablero sirve simplemente para apoyar una carpeta con remitos o utilizarla como mesa- y no posee una consola de techo para guardar objetos más grandes, sólo dispone de estos huecos en los paneles de las puertas.

aire tector

A nivel de equipamiento, considerando una vez más que se trata de una versión de acceso, es completo: levantavidrios y espejos eléctricos, regulación y amortiguación neumática para la butaca del conductor, regulación en inclinación del volante, control de velocidad crucero y lo que más se agradece en días calurosos como el de las últimas semanas y previos al inicio del verano: aire acondicionado, de eficaz funcionamiento y de serie en toda la gama.

Mecánica:

No sólo el armado del camión se realiza en la fábrica de Ferreyra, también su motorización. Tal como lo informamos meses atrás cuando todavía era un proyecto, la nacionalización del Tector Attack 150E21 incluyó a su motor, por demás conocido y probado en la región. Se trata del N45 que forma parte de la familia NEF de FPT Industrial. En este caso, es la variante de 4 cilindros en línea y 4.5 litros, que desarrolla 206 CV a 2.500 rpm y 720 Nm de torque entre las 1.350 y 2.100 rpm. Está equipado con tecnología SCR, de reducción catalítica selectiva y homologado bajo la normativa Euro V. Entre sus virtudes, se destaca por sus cifras de potencia y par junto con los bajos costos operativos.

iveco tector

La transmisión corre por cuenta de la caja manual Eaton FS5406A de 6 velocidades, con gatillo para alta y baja. Además del propulsor, otro componente importante de origen nacional es el chasis: fabricado íntegramente por la metalúrgica cordobesa Maxion Montich, se entrega a Iveco ya terminado y se ofrece con tres distancias entre ejes, siempre con tracción 4×2.

La suspensión delantera es con elásticos y dos amortiguadores hidráulicos de doble acción, mientras que en el eje posterior también es de ballestas parabólicas de doble flexibilidad. Por último, los frenos son a tambor en ambos ejes, configuración elegida no sólo por una cuestión de costos sino porque, según nos explicaron los voceros de la compañía, son más convenientes en uso sobre tierra o fuera del asfalto, donde los discos se desgastarían o rayarían prematuramente debido al polvo, las piedras u otros objetos.

Al volante:

Como lo dijimos en otras oportunidades, atrás quedaron las épocas en las que manejar un camión resultaba incómodo y con un andar tosco. A pesar de ser una versión de entrada de gama, el Tector Attack 150E21 ofrece un muy buen nivel de confort para el conductor y/o los acompañantes, con todo lo indispensable para el uso diario y el agregado del aire acondicionado que hacen que la fatiga se sienta menos al final del día y sobre todo con las altísimas temperaturas que caracterizan a numerosos lugares del país, más aún durante el verano.

iveco manejando

La dirección, con asistencia hidráulica resulta liviana para todo tipo de maniobras y transmite seguridad a velocidades más altas, mientras que los frenos responden muy bien ante cualquier exigencia y por supuesto ante un uso normal. La suspensión transmite la conocida sensación de robustez que caracteriza al Tector y que está por demás comprobada sobre todo tipo de terrenos.

Con el motor en ralentí y las ventanillas bajas, el nivel de vibraciones es un poco alto y se hace sentir en los paneles de las puertas, pero va desapareciendo al iniciar la marcha, salvo por ese detalle, el nivel de insonorización es correcto y las butacas, a pesar de su diseño simple resultan cómodas.

Conclusión:

Con las demás versiones de fabricación nacional ya consolidadas e incluso con la variante a GNC superando las expectativas de la propia marca, el Tector Attack 150E21 complementa la oferta y agrega el plus de una mayor disponibilidad y por supuesto, la confianza de ser producido en el país. Es una versión que no busca sorprender por sus innovaciones, pero que se hace fuerte por los atributos ya conocidos de toda la gama, contar con una cabina más espaciosa que sus competidores y una probada motorización, también argentina.

iveco tector

Con su fórmula de simplicidad, buen equipamiento y relación precio-producto, el Attack 150E21 nacional se convierte en una atractiva opción para flotas municipales, construcción, distribución urbana y todo tipo de usos, lo que llevará a que el Tector seguramente siga afianzándose en el mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.