FADEEAC

Buses eléctricos: Iveco experimenta con un sistema de carga inalámbrica

Iveco es líder en el desarrollo de vehículos impulsados a GNC/GNL, muchos de los cuales ya se ofrecen –y fabrican- en Argentina como parte de la gama Natural Power. Pero, de cara al futuro, la marca italiana también quiere ser referente en electrificación y, en ese sentido, además de contar con buses 100% eléctricos, la compañía se quiere involucrar con la red de infraestructura y todo lo relacionado con su operación, a fin de crear un sistema de transporte sustentable.

iveco bus

Para ello, Iveco se sumó al proyecto piloto italiano de tecnología de recarga inductiva para vehículos eléctricos (conocido como DWPT – Dynamic Wireless Power Transfer), que fue presentado en el circuito de pruebas «Arena del Futuro» de Chiari (Brescia).

Llevado a cabo en conjunto por A35 Brebemi y Aleatica, el proyecto se puso en marcha en mayo de 2021. Su objetivo es demostrar la eficacia y eficiencia de la carga de vehículos eléctricos mediante corrientes inductivas dinámicas sin contacto. La tecnología hace posible que los vehículos eléctricos recarguen sus baterías mientras circulan por carriles exclusivos, gracias a un innovador sistema de bobinas situadas bajo el asfalto que transfieren la energía directamente a las baterías a bordo.

Al respecto, Domenico Nucera, Presidente de la Unidad de Negocio de Autobuses de Iveco Group, señaló: «Nuestra empresa está más comprometida que nunca con el apoyo a la transición energética, por lo que era natural colaborar en este proyecto, aportando nuestra experiencia de millones de kilómetros recorridos por cientos de eléctricos en situaciones reales. La tecnología de carga por inducción también tiene un emocionante potencial para los vehículos comerciales y podría convertirse en una plataforma de infraestructura eficaz para todos los sistemas de e-movilidad, no sólo para los vehículos puramente eléctricos. Continuaremos con estas pruebas, con la convicción de que esta tecnología puede contribuir eficazmente a la transición hacia la movilidad de emisiones cero gracias a las ventajas que ofrece a todos los usuarios».

Como parte de su colaboración en el proyecto, Iveco suministró un ómnibus E-Way eléctrico de 12 metros de largo, equipado con la tecnología de conectividad y recarga necesaria. Las pruebas se realizaron en un circuito de asfalto de 1km, alimentado por corrientes inductivas, con el bus alcanzando velocidades de más de 70 km/h y recibiendo 75kW de potencia eléctrica, recreando condiciones de uso reales.

Entre sus principales ventajas, la recarga inductiva se destaca por la mejora en eficiencia energética de los vehículos, la reducción del número de baterías necesarias, el aumento de la capacidad de carga y de pasajeros, la prolongación de la vida media de las baterías y la reducción del tiempo de parada para la recarga. Esta tecnología se evalúa como un posible extensor de autonomía para todos los tipos de vehículos electrificados, tanto autos como camiones y buses, pudiendo ser utilizada tanto por vehículos completamente eléctricos como por vehículos que cuenten con un motor de combustión interna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.