Aniversario con aporte argentino: Mercedes-Benz celebra los 125 años del colectivo

Bus, ómnibus, colectivo, micro, bondi… hay muchas formas de llamarlo y la leyenda popular asegura que es un invento argentino, pero esto no sería del todo preciso según Mercedes-Benz, compañía más que autorizada para hablar de buses. Según la firma de Stuttgart, el primer ómnibus con motor de combustión fue creado –al igual que el automóvil- por Carl Benz en 1895. Un pequeño propulsor de un cilindro y 5 CV fue suficiente para este vehículo que comenzó a prestar servicio uniendo la ciudad de Siegen con las localidades de Netphen y Deuz, distantes entre sí por unos 15 kilómetros. Eso sí, no era precisamente rápido, ya que realizar este trayecto le demandaba una hora y veinte minutos.

colectivo

Su evolución se dio a la par del automóvil y en el caso de la marca alemana, está estrechamente ligada a su historia: después de la fusión de Daimler-Motoren-Gesellschaft (DMG) con Benz & cía, formando la Daimler-Benz AG, comenzó la producción conjunta de buses. También en ese contexto nació el mítico emblema de la empresa. Benz aportó la corona de laureles y DMG la icónica estrella de tres puntas.

Para la década del 30, con la fabricación ya consolidada de este tipo de vehículos, su uso se expandió a trayectos de larga distancia, con diseños más aerodinámicos, mientras que en las grandes ciudades aparecieron los vehículos de doble piso. En esos años, Mercedes-Benz creó un concepto que se mantiene hasta el día de hoy: motor trasero y carrocería con la cabina adelante. Así, los ómnibus comenzaron a separarse de los camiones.

Tras décadas y décadas de desarrollo, desde principios del 2000 los buses incorporaron diferentes sistemas de seguridad, como los frenos a disco, sistema antibloqueo, regulador de distancia Tempomat (ART), asistente de carril (SPA), limitador de freno (DBL), programa electrónico de estabilidad (ESP) o el sistema de seguridad pasiva Front Collision Guard. Asimismo, también se mejoró notablemente su eficiencia, reduciendo a la vez las emisiones.

Actualmente, en Europa se está dando una transición hacia la propulsión eléctrica en el transporte público y en ese sentido, la marca quiere seguir siendo referente: en 2016, Mercedes-Benz presentó el Future Bus, el primer micro urbano del mundo con capacidad de conducción 100% autónoma, es decir, sin conductor y en 2018, el eCitaro, de propulsión eléctrica y sin emisiones locales.

Claro que como señalamos al principio de la nota, Argentina también hizo un gran aporte a la historia del colectivo. Este medio de transporte se convirtió en un ícono de nuestro país y prueba de ello es que el Museo de Stuttgart exhibe un Mercedes-Benz 1112 de 1969 pintado con los colores de la línea 6 de Transporte La Perlita, con el clásico e infaltable fileteado porteño muy utilizado en la época y que aún mantienen algunas empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *